sábado, 21 de enero de 2017

WE NEED SOMETHING NEW!

Creo que es hora de renovarse un poco. Desde la humilde creación de este blog muchas cosas ocurrieron y hasta mucho tiempo ha pasado. Todo cambió, especialmente yo. Por lo cual anuncio la migración hacia otra plataforma. No se preocupen, el nombre seguirá siendo el mismo. SEE YA THERE!!!!

jueves, 12 de enero de 2017

Día 6: Mi pesadilla

Sé que hay un infierno y segun Aligueri, no creo que sea algo parecido a este lugar. Las luces por fin se encienden, es un lugar muy elegante, quizás uno de los mas lujosos en los cuales ya estuve antes. Me gusta lo que veo. Me siento feliz inexplicablemente y veo mucha gente conocida. Derrepente las luces se apagan nuevamente y escucho pasos, muchos pasos en medio de la oscuridad. Las luces se encienden nuevamente y las sillas vacias se llenaron. Era tan bueno como para no desear que más personas esten ahi, pero no estaban.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Día 5: El sueño del cual amo despertar

RETO: ESCRIBE EL ÚLTIMO SUEÑO QUE RECUERDES

Por fin aquí de nuevo. Este es uno de los pocos lugares que tengo o quizás el único donde realmente puedo estar solo con mis demonios, mis ángeles, mis obsesiones, mis vicios, mis animales, mis rostros, mis ideas y conmigo mismo. Poco conozco el proceso creativo ajeno, pero si no tengo mis lentes y este viejo computador que apenas soporta el peso de mis palabras, no puedo escribir. La música está a mi voluntad, apenas pienso en una y ya está. Mi concentración puede estar en muchas cosas y entre ellas mis dedos parecen independientes de todos mis sentidos. Aquí todo parecer fluir más rápido que en el mundo real. Poco importa si tiene sentido mi ambiente, lo que hago, lo que digo o lo que pienso. No tengo sueño ni cansancio por crear. Veo libros en el estante, todos llevan mi nombre en la capa. Soy un famoso escritor aquí y eso me gusta. Hasta que la magia se condensa en el límite de la soledad, de sus abrazos, de sus caricias, de sus días malos que tengo que alegrar. La amo y eso es más fuerte que cualquier palacio mental. Solo ella me hace recordar que estoy soñando y rápidamente quiero despertar, entonces lo hago. La veo a mi lado, aun duerme con sus ojos entre abiertos y mi beso le dibuja una sonrisa.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Día 4: Mi obsesión al descubierto

RETO: EXPÓN UNA DE TUS OBSESIONES



No es algo por lo cual me preocuparía ser juzgado. Todos tienen una obsesión. ¿Por qué entonces yo no puedo tener la mía?. Me dirijo hasta aquella esquina donde siempre suele estar, la busco entre tantas otras, sin importar cuanto tiempo me tome hacerlo, por fin la encuentro y antes que alguien más la desee yo la agarro primero. La llevo rápido, por que tengo que entrar al trabajo dentro de poco. No hago contacto visual con nadie. La manoseo un poco más, solo para aumentar la expectativa. Nunca me sale tan cara, siempre es el mismo valor. Llego al lugar y entonces me dan la bienvenida, me preguntan si solo "eso" es lo que quiero. No respondo nada y el hombre sabe interpretar mi silencio. Hago el pago y por fin la abro para disfrutar de su adictivo sabor. Gracias "caramelitos perita", por ser mi obsesión tras muchos años.


Profecía y Revelación (Aporte de Navidad Pt. 1)

Le vi varias veces, una y otra vez empeñado en hablar, clamaba desde las plazas y desde las azoteas, llamaba a todos al arrepentimiento, llamaba al pueblo de Dios al arrepentimiento, él, un lamanita, se atrevía a mostrar el rostro en nuestra capital y decir que nuestras vías estaban torcidas, él, cuya piel oscura delataba la maldición puesta sobre sus ancestros cuando se rebelaron contra el Señor y se opusieron a sus propios hermanos poco después de atravesar las grandes aguas desde Jerusalén para llegar a estas tierras, aquel ser repugnante se atrevía a levantar la voz para acusar a los hijos de Dios.

Muchos días pasaron en los  que no se le volvió a ver y la paz había vuelto a nuestra ciudad, volvimos tranquilamente a nuestros quehaceres diarios y no nos importunaban los gritos ni las exclamaciones de nadie, hasta aquel momento en que vi a una enorme multitud reunida cerca de las murallas, muchos hombres, mujeres y niños se aproximaban, se oían ruidos de protesta y muchos llamaban a la guardia, entonces lo vi, imponente sobre el gran muro se encontraba Samuel, el lamanita, insistiendo a gritos en proclamar su mensaje, sobre iniquidades y maldiciones, perversión y muchas mentiras con las cuales culpaba a nuestro pueblo, por lo que me uní a la multitud con la finalidad de callarlo y rodearlo, para que no pudiese huir de la guardia y conforme me acercaba fui oyendo de forma más clara sus palabras:

“Sí, ¡ay de este pueblo, a causa de este tiempo que ha llegado en que echáis fuera a los profetas, y os burláis de ellos, y les arrojáis piedras, y los matáis, y les hacéis toda suerte de iniquidades, así como lo hacían los de la antigüedad!

Y ahora bien, cuando habláis, decís: Si hubiéramos vivido en los días de nuestros padres en la antigüedad, no habríamos muerto a los profetas; no los hubiéramos apedreado ni echado fuera.

He aquí, sois peores que ellos; porque así como vive el Señor, si viene un profeta entre vosotros y os declara la palabra del Señor, la cual testifica de vuestros pecados e iniquidades, os irritáis con él, y lo echáis fuera y buscáis toda clase de maneras para destruirlo; sí, decís que es un profeta falso, que es un pecador y que es del diablo, porque testifica que vuestras obras son malas.

Mas he aquí, si un hombre llegare entre vosotros y dijere: Haced esto, y no hay mal; haced aquello, y no padeceréis; sí, dirá: Andad según el orgullo de vuestros propios corazones; sí, id en pos del orgullo de vuestros ojos, y haced cuanto vuestro corazón desee; y si un hombre viniere entre vosotros y dijere esto, lo recibiréis y diréis que es profeta.

Sí, lo engrandeceréis y le daréis de vuestros bienes; le daréis de vuestro oro y de vuestra plata, y lo cubriréis con vestidos suntuosos; y porque os habla palabras lisonjeras y dice que todo está bien, no halláis falta alguna en él.

¡Oh generación inicua y perversa; pueblo empedernido y duro de cerviz! ¿Cuánto tiempo suponéis que el Señor os va a tolerar? Sí, ¿hasta cuándo os dejaréis llevar por guías insensatos y ciegos? Sí, ¿hasta cuándo preferiréis las tinieblas a la luz?”

Me quedé petrificado, sus palabras penetraron mi alma cual puñal, sentía el peso de mi culpa, una enorme opresión en el pecho, sentía desvanecer mis fuerzas y notaba como mi ira luchaba contra esta nueva sensación, y me sentí vacío, perdido, pensaba en todos aquellos hombres que habían muerto apedreados, pensaba en todos aquellos que proclamaron arrepentimiento y fueron asesinados de las maneras más crueles, y él, nuestro enemigo, nos acusaba desde lo alto de nuestra propia muralla, y escupía en nuestros rostros la realidad de nuestros pecados y el error de nuestras acciones al condenar a muerte a gente inocente de nuestra propia carne y sangre; se me heló el rostro, mis pensamientos vagaban y el vacío se hacía más grande, la opresión me desgarraba y utilizando lo poco que me quedaba en fuerzas levanté la mirada y con los ojos, a pesar de que él no podía verme, le rogué que me dijese que hacer, le imploré que me indicara una forma de liberar mi angustia.

“He aquí, os doy una señal; porque han de pasar cinco años más y, he aquí, entonces viene el Hijo de Dios para redimir a todos los que crean en su nombre.

Y he aquí, esto os daré por señal al tiempo de su venida: porque he aquí, habrá grandes luces en el cielo, de modo que no habrá oscuridad en la noche anterior a su venida, al grado de que a los hombres les parecerá que es de día.

Por tanto, habrá un día y una noche y un día, como si hubiera un solo día y no hubiera noche; y esto os será por señal; porque os percataréis de la salida del sol y también de su puesta; por tanto, sabrán de seguro que habrá dos días y una noche; sin embargo, no se obscurecerá la noche; y será la noche antes que él nazca.

Y he aquí, aparecerá una estrella nueva, tal como nunca habéis visto, y esto también os será por señal.

Y he aquí, esto no es todo, habrá muchas señales y prodigios en el cielo.

Y acontecerá que os llenaréis de asombro y admiración, a tal grado que caeréis al suelo.”

¡Que dicha, que gozo y paz invadieron mi alma! Aquel vacío había sido reemplazado por alegría al más alto grado, un redentor… un salvador… ¡El propio Hijo de Dios! No podía contenerme, una enorme sonrisa se dibujó en mi rostro, y vi a muchos de mis hermanos de entre la multitud sonreír conmigo, algunos de ellos incluso se retiraban con el corazón contento y el semblante iluminado, como bañados por el poder de nuestro Señor, y me regocijé y levanté la vista al cielo, caí de rodillas y oré a mi Dios por la maravilla que fue proclamada, y cuando terminé de orar me llené de júbilo, sí, incluso más que antes, y creía que nada podía arrebatarme la alegría hasta que el hombre pronunció las siguientes palabras:

“Y ahora bien, porque soy lamanita, y os he hablado las palabras que el Señor me ha mandado, y porque fue duro para vosotros, os enojáis conmigo, y tratáis de destruirme, y me habéis echado de entre vosotros.”

¿Oh Dios, qué he hecho? – me repetí a mí mismo una y otra vez – ¿Qué he hecho? Le había tratado como a mi enemigo, incluso le había repudiado por causa de la oscuridad en su piel, había levantado mi voz contra el siervo del Señor, había utilizado mis labios para mancillar el nombre de un profeta, había cometido una falta que estuvo a punto de conducirme al pecado imperdonable.

Miré a mi alrededor por segunda vez, y vi cómo la multitud se había enojado aún más con estas sus últimas palabras, le lanzaban piedras y otros incluso flechas, y temí en gran extremo, porque atacaban a un mensajero del cielo, pero levanté la mirada y sus piedras no lo alcanzaban, y sus flechas no lo golpeaban, y miré a mi alrededor por tercera vez y vi a muchos otros de mis hermanos y hermanas, que dejaban sus arcos y se maravillaban, porque sabían, así como yo, que el poder de Dios protegía a ese hombre, y muchos se marcharon al igual que los primeros, y entre los murmullos oí que se dirigían donde otro hombre quien se decía tenía poner de Dios para bautizar, y sentí deseos de ir con ellos, pero antes de hacerlo miré nuevamente hacia la muralla y observé cómo la guardia había trepado, dispuestos a acabar con la vida del lamanita, pero este se dejó caer hacia el lado de afuera y nunca más lo vi, pero mi corazón sentía consuelo, sabía que estaba bien, e incluso si no lo estaba tenía la seguridad y satisfacción de que el Señor lo recibiría en su gloria junto a Moisés y Abraham, y desde ese momento dediqué mi tiempo y mi espíritu a esperar por ese día, esa noche y ese otro día que serían como un solo día, a esperar por la señal de la venida del Salvador.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Día 3: Las 10 cosas con las cuales podría hacer un libro.

RETO: DESDE DONDE ESTÁS SENTADO, ESCRIBE DIEZ COSAS A LAS QUE NO LES HABÍAS PRESTADO ATENCIÓN.






El tubo que inexplicablemente sobre sale del ultimo piso de la casa, escurriendo agua hacia la calle cuando llueve, tan peculiar, tan Cajamarquino que aun cuando manejo me suele molestar. Entiendo que es algo practico para drenar el agua que se junta, pero más te vale no estar caminando debajo de uno.







La bolsa de "chupetines colorados", una adicción durante muchos años, su sabor a tuti-frutti es lo que más me gusta, lo disfruto en los momentos menos pensados, en verdad cada vez que recuerdo que están en esa esquina que difícilmente transito. Debo reconocer también que son un buen "incentivo creativo".








El protector de un celular con diseño de gato. La verdad no se desde cuando esta pegado ahí, pero las pocas veces que me doy cuenta de su existencia, no es algo que me preocupa quitar por que amo los gatitos, tengo uno que ya no vive conmigo sino en la casa de mi padres y fue mi gran compañero por muchos años. Así que la foto se queda!




La "binchita" de un snowman azul, la compré en una super oferta de 5x1 y desde entonces C lo usa para distraer a nuestra pequeñita. Aunque es algo inanimado, de vez en cuando me gusta darle voz 😏







CARO, las letras en el refrigerador. Aunque siempre que abro la refri, lo veo. Sinceramente estas letritas siempre pasan desapercibido para mi, pero significan mucho ya que es el nombre de mi pequeña. Mi suegro lo trajo de alguna parte y los puso ahí. So cute :)





El tallado en la vitrina, la verdad apenas y me doy cuenta del elaborado detalle que tiene esta cosa y por chistoso que parezca, hasta me da ganas de crearle una historia. De una vitrina que perteneció a un gran rey español que le gustaban los tallados y que un día se lo regalo a un criado de confianza, quien lo paso de generación en generación hasta mi casa. 👅







El interruptor termomagnético, es apenas un fallido intento por conectar una ducha eléctrica, no hay mucha historia por tras, apenas que regresará algún día en un próximo episodio X)








El limpia zapatos, una vez me lo ofrecieron en uno de esos mercados populares y resultaron ser muy buenos y efectivos, el detalle es que siempre me olvido de utilizarlos. Gracias al reto, por que me ayuda a recordar que mis zapatos necesitan una limpieza...
(PD: Son como una cerita blanquita bien rara)







La piedra "pre-inca", mi suegro lo trajó de una de sus expediciones aventureras, según el, es antigua y aunque no seria capaz de someterlo a un estudio para ello, me parece gracioso tener algo que podría estar siendo buscado por un museo alado de los platos.








El camioncito, fue algo que nunca, nunca, nunca me había dado cuenta que estaba ahí. No tengo detalles al respecto, pero si unas ideas para restaurarlo y quizás volver a ser niño otra vez.





-------------------------------

Si quieres seguir mi avance, haz click aquí.